Catán.

  Este año uno de los regalos ha sido el juego de mesa Catán, le tenía muchas ganas y ya hemos disfrutado de varias veladas en las que ha sido protagonista, un juego que algunos ya conoceréis, pero que recomiendo para los pocos que no lo conozcáis.

El juego es bastante completo, su precio son unos 35 € y el tiene un contenido más que aceptable, cuidado en la presentación y materiales. Destaca la posibilidad de crear cada partida un tablero nuevo, con lo que cada partida es diferente, la influencia del factor azar está bastante equilibrada, ahora vamos a ver distintos aspectos del mismo.

Datos del juego.

   Creado en 1995 por Klaus Teuber, se enmarca dentro de los Eurogames, ha sido premiado en varias ocasiones, el juego original admite hasta cuatro jugadores, pero cuenta con ampliaciones que permiten hasta seis. Hay varias versiones del juego y ampliaciones.

Contenido y presentación.

      La presentación y materiales del juego son bastante aceptables, contamos con:

     - 6 piezas para formar el exterior de la isla.
     -19 piezas hexagonales, de las cuales 4 son bosques que producen madera, 4 prados que producen lana,       4 cultivos que producen trigo, 3 montañas que producen minerales, 3 colinas que producen arcilla y 1           desierto que no produce nada.
      - 18 piezas circulares, numeradas del 2 al 12 (excepto el 7).
      - 1 pieza que representa al ladrón.
      - 2 dados de seis caras.
      - 95 cartas de recurso o materias primas. (19 de cada clase: madera, arcilla, mineral, lana y trigo).
      - 25 cartas de desarrollo.
      - 4 cartas de costes de producción.
      - 24 piezas de plástico para cada jugador, 4 ciudades, 5 poblados y 15 carreteras.
      - 1 carta de ruta comercial.
      - 1 carta de ejército de caballería.

  A esto debemos añadir las instrucciones.

Reglas.

  El juego consiste en conseguir antes que otros jugadores diez puntos de progreso, cada poblado nos da un punto, cada ciudad dos, la ruta más larga dos puntos y el ejército de caballería da otros dos puntos. En las cartas de progreso podemos tener puntos extra.

Desarrollo de la partida.

    El primer paso es el montaje del tablero, cada partida es distinta de las anteriores ya que el tablero es distinto en cada partida, una vez montado se reparten las piezas circulares sobre los hexágonos, excepto el desierto, en el que colocaremos la pieza que representa al ladrón.
    A la izquierda, imagen del tablero una vez montado, tras esto, los jugadores lanzan los dados, el jugador con la tirada más alta coloca un poblado y una carretera que sale del mismo, y así todos en el sentido de las agujas del reloj. Para igualar las oportunidades, el último en el turno anterior coloca un nuevo poblado y su correspondiente carretera, cuando todos los jugadores han situado sus dos poblados iniciales reciben los productos correspondientes al segundo poblado.
    Tomando como ejemplo esta imagen, que corresponde al primer  turno, el jugador rojo recibiría madera, ladrillos y trigo, el naranja madera, mineral y trigo y el azul trigo, mineral y arcilla.

       Una vez repartidas estas, empezamos el juego con una tirada de dados, la puntuación dará que terrenos producen materias primas, sin importar a que jugador pertenecen, si el jugador rojo sacará un 8, produciría arcilla para el jugador azul y lana para el blanco, los jugadores en su turno pueden intercambiar materias primas con otros jugadores o con la banca, construir, si cuentan con los materiales necesarios, o comprar cartas de progreso.

       Cuando uno de los jugadores obtiene un 7 se activa el ladrón, ningún terreno produce nada en ese turno y los jugadores que tengan más de siete cartas de materias primas pierden la mitad, el jugador que ha sacado el 7 coloca el ladrón en el terreno que el quiera y roba una carta al jugador adyacente a ese terreno, en el caso de haber más de uno elegirá al que quiera, hasta que el ladrón sea  movido de sitio, al sacar otro 7 o por una carta de caballero ese terreno no producirá nada cuando salga su número. Esta es, a muy grandes rasgos la mecánica del juego.

       Añadir que los poblados deben situarse en las intersecciones y que no puede colocarse otro a  menos de dos intersecciones de otro ya colocado.

Resumen y evaluación del juego.

     Un juego con casi veinte años a sus espaldas y que sigue siendo de los más vendidos en el mundo, yo destacaría la combinación entre estrategia y sencillez, puede enganchar tanto a aficionados a juegos más complejos como a jugadores ocasionales. La posibilidad de crear nuevos tableros en cada partida, lo cual hace que la estrategia para cada una sea distinta.

   El factor azar ha sido minimizado, si pierdes una partida no puedes echar la culpa a los dados, la elección de la situación en el tablero de los poblados iniciales marcará nuestro avance en la partida, las partidas son dinámicas, los turnos no se hacen largos y la hora o como mucho hora y media de partida es bastante animada.

     

Editar

Josepzin

No hay comentarios:

Publicar un comentario